Se nos escapa el presente (making off) by Beni·r·rielo

Se nos escapa el presente
Preparación de la foto para el concurso “Espirales”

By Beni·r·rielo

La idea.

¿De dónde surgen las ideas?. A saber. Lo normal es ir a por ellas, otras veces suelen venir solas y luego hay que darles forma. En este caso la relación entre “espiral” y “espiral temporal” surgió y de alguna manera la forma de representarla parecía que se ajustaba al empleo del Efecto Droste, una sucesión de imágenes repetitivas que se alejan y giran y dónde el todo se ve reflejado en una parte, pero aquí, variando mínimamente la imagen en cada sucesiva réplica de si misma.


Los elementos.

La foto debía ser sencilla y, por supuesto, contener un elemento cuadrado o rectangular (deseché los cuadrados por ajustarse mejor a la idea el rectángulo ya que este es más dinámico). Un cuadro cayéndose de la pared. Una mano intentando coger un elemento que progresivamente se iba desintegrando y resultando, a la postre, inalcanzable. Porqué un plátano y no, por ejemplo una manzana? Pues porque una línea es más dinámica que un circulo. Y el tiempo se mueve.

La composición

No me iba a poner a sacar fotos a ver como quedaba. Podría haberlo hecho mentalmente pero preferí algo más “tangible”, como nunca había echo un efecto Droste, sabía que me podría encontrar con problemas de “encaje”. Abrí el ordenador y en un editor gráfico distribuí tres elementos: un rectángulo, una mancha redondo-alargada (mano) y óvalo alargado (plátano). Probé varias opciones y vi los problemas que podría tener al fusionar las tomas. Después de un rato me gustó la distribución y por supuesto, también vi problemas que antes no veía.

Las fotos.

Para desintegrar el plátano no tenía tiempo de esperar a que se pudriese, así que me lo iba a comer. Me hacían falta cinco tomas que incluyesen el plátano entero, a medio pelar, pelado, con un bocado y vacío. La luz, algo dura y desde el ángulo superior izquierdo, debía resaltar las formas ya que la imagen iba a ser en B/N. Distribución de los elementos sobre un fondo, colocación de la cámara para una toma cenital (todo está sobre el suelo y no quería ver perspectivas ni tener que arreglarlas), cable disparador y a disparar. Cuantas fotos saqué? Si me hacían falta cinco, pues seis o siete, vamos, que la primera saliese bien (tuve problemas con las patas del trípode, se me veían), el resto eran todas iguales con la pequeña variación.

El procesado.

Procesado independiente de las cinco tomas con un paso al B/N algo cargadito de negro, contrate y enfoque. El resto es un simple montaje de forma adecuada de las tomas echo con capas ya que no utilicé ningún programa al efecto.

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.